TERAPIA CON

Familias

Cuando en una familia más de una persona está motivada a cambiar, se pueden lograr resultados sorprendentes.

¿Cuándo es que una familia debe asistir a terapia?

Las familias se acercan a terapia por múltiples razones. Para la mayoría el conflicto se ha convertido en la manera cotidiana de resolver las diferencias y se ha generado gran distancia entre sus miembros. Generalmente hay la sensación de que las relaciones al interior de la familia no logran mejorar, aún cuando han ya agotado todos sus recursos.

Esta situación hace que el día a día en la familia se vuelva difícil, que se haya perdido la alegría de estar juntos y que los síntomas empeoren. Este es el momento para utilizar Bethesda Family Therapy para crear un nuevo camino, uno basado en la reflexión y en decisiones bien pensadas y sustentadas, uno que lleve a la familia a ser el núcleo donde cada individuo puede desarrollar al máximo sus capacidades mientras se mantiene la unidad.

¿Qué sucede en la terapia con familias?

La terapia con familias es un espacio para tener conversaciones importantes que seguramente ya no se pueden tener en casa porque generan conflicto y dolor emocional. La consulta con la Dra. Martínez  ofrece una perspectiva nueva para entender y resolver los problemas.

Participar en Bethesda Family Therapy es una oportunidad para aprender acerca de sí mismo(a) y de las relaciones más importantes. En una familia todos son partícipes de lo que sucede. Cada individuo es invitado a observar el papel que juega en la creación y mantenimiento de las dificultades. Así mismo, cada uno es invitado a descubrir cómo puede ser parte de la solución.

Por medio de este proceso algunos miembros de la familia logran disminuir la tendencia a buscar culpables, acusar, avergonzar o avergonzarse y defenderse. Si uno o más de ellos logra hacer esto, toda la familia pasará a un estado de mayor calma que permite pensar sobre las dificultades de una forma diferente. En este trayecto cada miembro podrá aportar algo y ofrecer su propio punto de vista sin temor a lastimar o ser lastimado.

Cuando se llega a esta etapa de menor tensión y mayor apertura, la familia es capaz de conducirse hacia el logro de los proyectos comunes, dando también espacio para el desarrollo individual.

¿Quién participa en las sesiones familiares?

El proceso terapéutico es diseñado caso por caso, respondiendo a las necesidades únicas de cada familia. De manera regular incluye sesiones con los padres quienes son los líderes en la familia. También puede incluir sesiones con los padres y los hijos, sesiones con el grupo de hijos, y/o sesiones individuales con algunas o todas las personas dentro de la familia. Todos los miembros, considerando su edad, tienen la oportunidad de dar su punto de vista y su apreciación sobre la situación familiar.